Contacto : 915 763 251 Madrid y 955 127 454 Sevilla

Toxina botulínica

Toxina botulínica (Vistabel® Azzalure® Bocoture®)

¿En qué consiste? ¿Para qué se usa la toxina butolínica?

Se ha convertido en el tratamiento estrella en el caso de las arrugas de expresión; principalmente las arrugas horizontales de la frente, el entrecejo, las perioculares (patas de gallo) y las de la zona peribucal (“código de barras”).
La toxina botulínica actúa produciendo la paralización selectiva de los pequeños músculos responsables de la mímica facial, los cuales por su continua gesticulación van provocando la aparición de arrugas y surcos más o menos profundos. La acción se lleva a cabo mediante el bloqueo de la liberación de las sustancias responsables de establecer la conexión entre las terminaciones nerviosas y los músculos.

toxina-botulinica

Del mismo modo es el tratamiento de elección de la hiperhidrosis (sudoración excesiva) en zonas como las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies actuando por denervación química de los receptores en las glándulas sudoríparas.
La toxina botulínica (Botox ®, Disport ®) se viene utilizando para el tratamiento de diferentes patologías a nivel hospitalario desde la década de los 80 y se podría decir que casi cada día surge una nueva aplicación. Sus aplicaciones en Medicina Estética comenzaron a valorarse en 1996 y actualmente tenemos varias toxinas de uso reconocido para aplicaciones estéticas (Vistabel ®, Azzalure®).

Por todo ello puede decirse que se trata de un tratamiento rápido, seguro y eficaz siempre que lo realice el profesional médico cualificado.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

El tratamiento consiste en la infiltración de pequeñas cantidades de toxina botulínica Tipo A en los músculos y regiones citadas.
La infiltración se lleva a cabo mediante una aguja muy fina, por lo que resulta prácticamente indolora. Pero se suele aplicar crema anestésica tópica en el caso de la cara, e incluso anestesia infiltrada en el caso de las hiperhidrosis palmares y plantares.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

El tratamiento se realiza en una única sesión, que suele durar entre 15 y 30 minutos.
Generalmente recomendamos una revisión a la semana o a los 15 días para comprobar que no sea necesario hacer algún retoque.
Los pacientes pueden retomar sus actividades habituales de forma inmediata, pudiendo maquillarse si lo desean.

¿Cuándo se comienzan a ver los resultados?

El efecto aparece generalmente a partir del 2º-4º día, siendo completo a los 10-15 días.
La duración de los efectos tienden a reducirse a partir de los 3 meses y desaparece en 5-6 meses; pudiendo entonces volver a repetirse el tratamiento. El efecto se va haciendo más duradero conforme se van aplicando sesiones sucesivas.

Post Tratamiento y contraindicaciones

En pacientes muy sensibles o con miedo a los pinchazos estas microinyecciones pueden resultarles algo desagradables, por lo que utilizamos una crema anestésica.
Puede aparecer alguna equimosis o algún pequeño hematoma, que desaparecen espontáneamente en pocos días; de cualquier forma siempre podemos maquillarlos para disimularlos.
En el caso que sea necesario se realiza una valoración del tratamiento a la semana o a los 15 días para realizar los retoques necesarios.
Al aplicarlo en la zona de las patas de gallo en pacientes que tengan tendencia a bolsas palpebrales, puede darse un discreto edema palpebral que suele remitir en un par de semanas.
Algunos pacientes (0.5%) no responden al tratamiento, esto puede ser posiblemente por resistencia inmunológica a la toxina botulínica, lo cual determina escaso o nulo resultado.
Muy raramente se han observado efectos sistémicos (generales).Pueden ocurrir interacciones medicamentosas, por ejemplo con antibióticos (puede atenuarse el resultado) o con relajantes musculares (que pueden potenciarlo).
Está contraindicado en pacientes con enfermedades que cursen con pérdida de fuerza muscular, en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.