Contacto : 915 763 251 Madrid y 955 127 454 Sevilla

Biorivolumetría

Biorivolumetría

Cuando estudiamos el envejecimiento del rostro vemos que tanto las arrugas como la flacidez solamente son la parte más evidente de este proceso. El envejecimiento facial se debe tanto a la reducción que sufre el soporte de la estructura esquelética ósea, como al descenso, desplazamiento y reducción de los tejidos que la envuelven: músculos, grasa y piel.

La BIORIVOLUMETRÍA nos permite modular este envejecimiento mediante: AUMENTO DE VOLUMEN + ESTIMULACIÓN DERMO-EPIDERMICA.

El concepto de BIORIVOLUMETRIA parte de:

BIO: Uso de sustancias BIOrreabsorbibles, BIOcompatibles.

RI: Regeneración, Reestructuración.

VOLUMETRIA: Creación – Reposición de volúmenes

Los materiales BIORI VOLUMÉTRICOS estimulan la reestructuración de los tejidos, devolviéndole sus volúmenes y estimulando el rejuvenecimiento de las zonas donde se aplican. Inmediatamente después del tratamiento se nota una recuperación totalmente natural del volumen y, pocos días después, la piel aparece más elástica, luminosa y con un aspecto totalmente mejorado. Se puede resumir en una triple acción: VOLUMETRICA: Restauración natural de los volúmenes faciales. RE – ESTRUCTURANTE: Mejora de los tejidos, gracias al estímulo de la producción de colágeno. HIDRATANTE: Reintegra la osmolaridad natural de los tejidos captando y reteniendo más agua.

Para conseguir estos objetivos es necesario contar con el material más puro, un ácido hialurónico con propiedades físico-químicas idénticas al ácido hialurónico natural, libre de contaminantes ni sustancias tóxicas que garanticen el resultado y seguridad del tratamiento.

La BORIVOLUMETRÍA permite aplicar y combinar diferentes presentaciones de ácidos hialurónicos de cuarta generación, según las necesidades y el estado de la piel de cada paciente. Siempre se valora y trata el rostro en su totalidad, ya que aunque el envejecimiento pueda parecer más evidente en determinadas zonas (surcos naso-labiales, patas de gallo, mejillas hundidas…), el proceso debe tratarse en su conjunto para obtener los resultados más naturales sin alterar la armonía facial en su conjunto.

1.- Pudiendo comenzar simplemente con un tratamiento preventivo desde los 25 – 40 años, aplicando varias sesiones de BIOREGEN, una combinación de 5 ácidos hialurónicos de diferentes pesos moleculares no reticulados que actúan potenciándose entre sí, aportando estabilidad, hidratación y estimulación.

2.- A partir de los 40 podemos abordar el tratamiento con BIOEXPANDER que, al igual que el anterior, combina diferentes formas de ácidos hialurónicos que aportan tanto corrección de volúmenes como reestructuración de los tejidos, integrándose de forma natural. Devuelve la hidratación, elasticidad y restauración de los tejidos.

3.- Si necesitamos crear volúmenes como labios, pómulos, mentón o rellenar surcos más profundos, optamos por combinar los anteriores con otros productos más voluminizadores como LIPPS, IDEA o SUPER-IDEA.

Los materiales BIO-RIVOLUMETRICOS se presentan como la 4ª dimensión en medicina estética, juegan un papel fundamental estimulando la reestucturación de los tejidos, voluminizando y activando el rejuvenecimiento de las zonas tratadas.