Contacto : 915 763 251 Madrid y 955 127 454 Sevilla

Todas las publicaciones de la categoría: Consejos

Untitled-3

La importancia de limpiar nuestra piel a diario

A diario suciedad, toxinas (propias y ajenas), sudor, contaminación, polvo, residuos de otros cosméticos que utilizamos,… se acumulan en la superficie de nuestra piel taponando nuestros poros e impidiendo la transpiración, oxigenación y la regeneración celular naturales y necesarias para tener una piel sana y equilibrada.

Esto puede generarnos problemas está claro. Por ejemplo, en pieles mixtas y grasas, esa suciedad se incrusta formando los temidos puntos negros y puede inflamarse creando los antiestéticos comedones o granitos. Igualmente se acumulan las células muertas en la superficie de la piel y esta pierde su buen tono y su luz y se acelera su envejecimiento prematuro.

¿Por qué limpiar nuestra piel por la mañana?

Es fundamental deshacerlos de esas células muertas, sebo, sudor y residuos del producto que hayamos utilizado la noche anterior y presentar la cara limpia para enfrentarnos al nuevo día.

¿Por qué limpiar nuestra piel por la noche?

No es fundamental, es VITAL, eliminar toda la suciedad que se pueda haber adherido a nuestra piel a lo largo de todo el día.

Limpiar cada noche nuestra piel es algo más que eliminar todas esas impurezas de las que hemos hablado. Es sacudirnos el día de encima de un plumazo, es regalarnos una sesión de mimos, y preparar nuestra piel y nuestra mente para relajarnos durante el sueño.

Mientras dormimos nuestro organismo (y por ende nuestra piel) se regenera a nivel celular. El tener la piel limpia permite que penetre y se absorba mejor nuestra hidratante o serum, que sea más efectiva y que nuestra piel aparezca al día siguiente con más luz, jugosa y con mejor tono.

¿Veis qué importante es limpiar nuestra piel cada noche sea como sea?

Limpieza siempre SUAVE y apropiada:

No todas la pieles son iguales y por lo tanto cada una tiene unas necesidades diferentes y reaccionan de forma distinta al mismo producto.

La limpiadora diaria debe ser suave y respetuosa con la piel, que no tenga mucho jabón ni detergente para que no reseque ni produzca el súper desagradable efecto rebote ni deje la piel tirante. Por que muchas veces el problema de esa tirantez no es de la hidratante sino de la limpiadora que nos ha desequilibrado nuestro manto hidrolipídico.

Leer más